Qué sabemos hasta ahora sobre inmunidad post infecciosa de COVID -19

En un escenario complejo, los datos sobre la respuesta de anticuerpos a la infección son limitados. La palabra del Dr. Lautaro de Vedia, ex presidente de la Sociedad Argentina de Infectología.

M. Eugenia Mansilla

Ante la falta de un tratamiento efectivo o de una vacuna segura, los esfuerzos por controlar los efectos de la pandemia producida por la enfermedad COVID-19 se han basado hasta hoy en acciones preventivas personales, como el lavado de manos, el uso de tapabocas, distanciamiento físico, aislamiento obligatorio, cierre de escuelas y restricciones a la práctica de actividades recreativas y de contacto físico. Todas intervenciones dispuestas por el Gobierno Nacional en conjunto con las provincias.

Sin embargo, es poco lo que se conoce sobre la inmunidad entre los individuos que han atravesado la enfermedad. En un primer período de aparición, especialistas estimaron una posible inmunidad en los pacientes recuperados pero es necesario conocer con qué evidencia se cuenta a la fecha que asegure si la recuperación de COVID-19 confiere inmunidad a la reinfección o disminuye la gravedad de la reinfección para poder planificar y coordinar los esfuerzos a futuro contra la enfermedad.

El COVID-19 es causado por una infección con el coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV-2). Después de días a semanas del inicio de los síntomas se desarrollan anticuerpos IgM e IgG, detectados en la mayoría de las personas infectadas.

En consulta con el médico infectólogo Lautaro de Vedia, ex presidente de la Sociedad Argentina de Infectología, lo que parece más seguro con respecto a la carga viral es que generalmente alcanza su punto máximo temprano en la enfermedad, y luego disminuye a medida que se desarrollan anticuerpos y que los títulos de anticuerpos aumentan en las siguientes 2 a 3 semanas.

Sin embargo, no es claro lo que se conoce acerca de la durabilidad de los anticuerpos contra el SARS-CoV-2. Estudios han descrito una persistencia en pacientes de hasta 40 días desde el inicio de los síntomas.

Los casos de otros coronavirus humanos previos pueden ser útiles frente al panorama incierto. Por ejemplo, después de la infección con SARS-CoV-1 (el virus que causó el SARS), las concentraciones de IgG se mantuvieron altas durante aproximadamente 4 a 5 meses antes de luego disminuir lentamente durante los próximos 2 a 3 años. De manera similar, después de la infección con MERS -CoV (el virus que causó el síndrome respiratorio del Medio Oriente) ha persistido hasta 34 meses en pacientes recuperados (1). 

En el caso del SARS-CoV-2 los anticuerpos persisten durante algunos meses, pero luego pueden bajar su nivel en sangre. Sin embargo, la inmunidad no depende exclusivamente de eso, ya que los linfocitos de memoria guardan registro de esa inmunidad. El hecho es que es difícil de medir. Pero pareciera que la enfermedad, aún las formas leves, genera inmunidad.

Una observación del Dr. de Vedia es que si bien se registraron pacientes que cursaron formas leves, pero cuando se les hacía hisopados de control la PCR continuaba siendo positiva (incluso hasta casi 2 meses después) lo cierto es que, en esos casos, luego de 10 días del inicio de los síntomas, el paciente no contagia.

"Lo que sucede es que lo que se detecta son fragmentos del ARN viral, y eso no significa que sea contagiante", afirma.

Ante un escenario tan incierto nos permitimos, al menos cuestionar, si es conveniente descartar la posibilidad de transmisión en esos casos o si es posible considerarlos como casos de enfermedad persistente o incluso reinfecciones.

Hasta hoy lo que se conoce y los datos con los que se cuenta son limitados. Este fenómeno de alta complejidad demanda estudios bien diseñados que, a contrarreloj, parecen ser difíciles en un corto plazo.


Esta nota habla de:
Más de Profesionales
Ayuno intermitente: ¿en qué se basa y para qué sirve?
Profesionales

Ayuno intermitente: ¿en qué se basa y para qué sirve?

Inés Ascárate es nutricionista. Cuenta con más de 10 años de experiencia y explica sobre el ayuno intermitente, una estrategia para bajar de peso que ganó mucha popularidad.
¿Qué recomendaciones seguir para tener una buena salud visual?
Profesionales

¿Qué recomendaciones seguir para tener una buena salud visual?

Alejandro Lavaque es oftalmólogo en el CEMET y nos contó cuáles son las consultas más frecuentes que recibe y qué cuidados hay que seguir.
Mitos sobre lesiones y tratamientos: consejos de un traumatólogo del CEMET
Profesionales

Mitos sobre lesiones y tratamientos: consejos de un traumatólogo del CEMET

Fernando Vázquez es traumatólogo y trabaja en el CEMET. En este artículo destierra algunos mitos sobre lesiones y sus tratamientos.