Daños cutáneos por la exposición prolongada a la luz azul

El incremento del uso de los medios digitales por el encierro se convirtió en un hecho repetido en cientos de hogares. Cómo impacta la luz en la piel de las personas.

La vida mediatizada. En los últimos meses las personas se vieron obligadas a modificar sus hábitos de interacción en el plano laboral, académico, social y recreativo. En este sentido el incremento del uso de los medios digitales para mantener conexión con el afuera se convirtió en un hecho repetido en cientos de hogares.

Reuniones de trabajo, consultas médicas, videollamadas con familiares y, en importante grado, series y películas cambiaron nuestro tiempo y con él el tiempo de exposición a las distintas luces de emiten las pantallas de los dispositivos electrónicos.

En el año 2019, la Organización Mundial de la Salud, emitió un mensaje de alerta sobre las horas de exposición a pantallas en niños; incluso sugirió que ningún niño debe utilizar una pantalla antes de su primer año de vida.

Hoy, el panorama es general. La gran mayoría de las personas tiene que pasar un tiempo de exposición mayor a pantallas.

El espectro UV

La Doctora Cristina Pascutto, Miembro Titular de la Sociedad Argentina de Dermatología, explica que el sol es un emisor de energía lumínica con diferentes longitudes de ondas. Entre ellas la radiación ultravioleta B y A, la que es percibida por la vista y la que nos da calor como la infrarroja.

Cada una de ellas atraviesa la atmósfera con diferente impacto sobre los organismos vivos primordialmente dirigidas a mantener el desarrollo de la vida sobre la superficie de la Tierra, con efectos beneficiosos como la fotosíntesis, los ritmos circadianos y la activación de vitamina D.

Efectos de la exposición a la luz sobre la salud

Son bien conocidas las consecuencias sobre la piel que trae aparejada la exposición a los rayos ultravioletas. Se ha demostrado que la repetida exposición a la luz ultravioleta A y B genera efectos deletéreos directos sobre el ADN celular e indirectos de oxidación e inflamación con modificaciones genéticas, metabólicas, funcionales y estructurales. Estos hechos llevan a una protección menos eficiente, degradación de las fibras de sostén, menor producción de componentes de la matriz extracelular y deshidratación. Todos facilitan el fotoenvejecimiento y la cancerogénesis.

Con respecto a la luz visible (400-700 nm) se había dejado fuera del rango espectral de lo que los fotobiólogos han definido históricamente como radiación nociva.

Sin embargo, en los últimos años una cantidad creciente de investigaciones señalan el daño potencial que genera a nivel cutáneo la luz visible , especialmente la porción que corresponde a la luz visible de alta energía (HEVL), o luz azul, que varía en longitud de onda de 400 a 500 nm, no solamente emitida por el sol sino también de forma artificial por dispositivos electrónicos que utilizamos a diario como computadoras, teléfonos , televisores, tubos fluorescentes.

Esto implica que el deterioro cutáneo que se genera en el exterior durante el día, continúa en el interior durante la noche.

Sobre la luz azul

La luz azul, emitida por el sol durante el día, permite cumplir con algunas funciones en nuestra vida: ayuda a regular el ciclo del sueño y vigilia de nuestro cuerpo, mejora nuestro estado de ánimo, nos mantiene alerta, incluso puede mejorar la memoria. Pero a su vez los efectos biológicos de la luz azul pueden producir daños cutáneos especialmente por estrés oxidativo y activación de procesos inflamatorios.

La acción se lleva a cabo a través de la generación de radicales libes especialmente impactando sobre las células encargadas de dar color a la piel, los melanocitos. Incrementa la melanina y facilita la aparición o exacerbación de manchas. También se ha visto que afecta el estado hídrico de la piel y, como consecuencia, disminuiría la protección de la barrera hidrolipídica cutánea, además de generar inhibición enzimática con lo que se altera la síntesis de proteínas de componentes dérmicos con efecto negativo a su elasticidad.

Se ha demostrado que la luz visible induce eritema y bronceado especialmente en pieles oscuras. Los estudios también indican que una sola exposición a la luz visible induce muy poca pigmentación, mientras que las exposiciones múltiples con luz visible resultaron en una pigmentación más intensa y sostenida.

Estos estudios, sugieren que la luz azul contribuye al envejecimiento de la piel de forma similar a los rayos UVA, especialmente en aquellas pieles con fototipos altos, mujeres embarazadas o con trastornos hormonales, dermatosis previas como melasmas, manchas actínicas o procesos pigmentarios postinflamatorios.

Si bien se necesitan muchas horas de exposición (se calcula aproximadamente 48 hs) la sumatoria de fuentes lumínicas podría estar implicada en este tipo de daño medio ambiental sobre nuestra piel.

La prevención y protección es fundamental en estos momentos donde la teleexposición se ve incrementada.

Enfatizamos siempre las recomendaciones de la protección contra los rayos ultravioleta utilizando protectores solares de amplio espectro, tener en cuenta los horarios, evitar la exposición del sol en forma exagerada, utilizar ropas adecuadas. Sin embargo, incluso con esto, la protección para la azul es incompleta

Los protectores elaborados exclusivamente a base de filtros minerales que contienen dióxido de titanio y óxido de zinc y óxido de hierro serían los adecuados. Aunque no muy cosméticos.

Además de la utilización de cremas con antioxidantes como vitamina C y E.

Si bien algunos conceptos se conocen queda mucho por investigar para lograr los activos adecuados y efectivos.

Esta nota habla de:
Más de Pacientes
Alerta epidemiológica en Salta por casos de salmonella
Provincia

Alerta epidemiológica en Salta por casos de salmonella

Del total de casos registrados en lo que va de 2021, el rango etario más afectado es el comprendido entre 0 y 9 años.
Sarampión: existe riesgo de reintroducción en el país
Alerta epidemiológica

Sarampión: existe riesgo de reintroducción en el país

No existe tratamiento específico, sin embargo, para la prevención se
dispone de una vacuna segura y eficaz en el Calendario Nacional de Vacunación de Argentina.
Vacunación COVID en menores: cuáles fueron los primeros datos
Estadísticas

Vacunación COVID en menores: cuáles fueron los primeros datos

El Ministerio de Salud de la Nación dio a conocer un informe sobre la aplicación de la dosis en menores de 3 a 11 años y en adolescentes de 12 a 17 años en toda la Argentina.