Rusia confirma que su vacuna CoviVac es efectiva contra la variante Delta

Así lo informó el director general del Centro Chumakov, encargado de desarrollar la vacuna. Cuál es el promedio de efectividad contra la nueva cepa.

Desde Rusia, Aidar Ishmukhametov - director del Centro Chumakov que desarrolló la vacuna CoviVac - afirmó que los últimos estudios llevados a cabo demostraron que el fármaco ruso es en un  80% eficaz tanto contra la cepa Delta como la Alfa.

"La investigación realizada mostró resultados comparados sobre la eficacia inmunológica de la vacuna CoviVac contra el virus Delta en comparación con la cepa alfa del coronavirus", declaró el investigador.  

Rusia dispone de cuatro fármacos contra la Covid-19: Sputnik V, creada por Gamaleya en cooperación con el Fondo Ruso de Inversión Directa; EpiVacCorona, creada por el Centro de Virología y Biotecnologías Vector; y CoviVac, producida por el Centro Chumakov. Además de la versión adaptada Sputnik Light

A diferencia de las otras vacunas desarrolladas por Rusia, la vacuna CoviVac utiliza un virus inactivo. Es decir, una tecnología más tradicional, razón por la cual el Ministerio de Sanidad Ruso la recomienda para personas entre 18 y 60 años. Además, la vacuna puede almacenarse a temperaturas de entre 2 y 8 grados Celsius, lo que la haría adecuada para su transporte sin necesidad de una refrigeración compleja. 

Aunque el gobierno ruso se jacta de ser el primer país en haber desarrollado la vacuna contra el Covid-19, lo cierto es que tanto las reguladoras internacionales - como la EMA de la comunidad europea y la FDA de Estados Unidos - y la misma OMS aún no aprobaron ninguna de las vacunas desarrolladas por Rusia. 

Una reciente publicación en la revista Nature, analizó las razones que obstaculizaron la aprobación del fármaco ruso. En primer lugar se cree que la objeción de gran parte de la comunidad científica ante la escasez de datos provistos en la publicación de la revista científica The Lancet, provocó un alto nivel de desconfianza. 

La vacuna rusa sólo fue aprobada en 69 países, incluido la Argentina, el segundo después de Bielorrusia en el que empezó a funcionar.

Tras la publicación del paper de investigación ruso reaccionaron casi 40 científicos de numerosas instituciones de todo el mundo, firmando una carta que detallaba  observaciones negativas -como desprolijidades e inconsistencias- en la presentación de los datos.

El segundo hecho que no ayudó a la aprobación de la vacuna rusa,  fue que más allá de que varios países sumaron la vacuna a su cartera e incluso muchos de ellos iniciaron las tratativas para fabricarla - la revista Nature recuerda el revés que obtuvo la vacuna Sputnik frente a la evaluación de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) de Brasil, objetando su calidad y efectividad.

Si bien es cierto que la decisión de Anvisa fue revertida unos meses mas tarde, lo cierto es que la negativa de las autoridades brasileñas socavaron aun mas el prestigio de la vacuna rusa. Cabe destacar que Anvisa es una de las agencias más respetadas de su tipo en el mundo.

Además, la re revista Nature mencionó como generadoras de desconfianza la preocupación de la OMS por la seguridad de una de las plantas de fabricación de la vacuna; y la poca adhesión de la población rusa para vacunarse con la Sputnik, lo que no ayuda a medir la eficacia.

Más de Covid-19
Preocupación por una "pandemia que crece a dos velocidades"

Preocupación por una "pandemia que crece a dos velocidades"

Mientras que algunos países están comenzando a planificar la vida post Covid-19, algunos todavía luchan con las nuevas cepas de la enfermedad. Una pandemia a dos velocidades.
Científicos recomiendan combinar las vacunas de Pfizer y AstraZeneca

Científicos recomiendan combinar las vacunas de Pfizer y AstraZeneca

Dos estudios europeos avalan la combinación de vacunas para combatir nuevas variantes del Covid-19. La situación en Argentina.
La EMA aprobó una planta de producción de Moderna en Francia

La EMA aprobó una planta de producción de Moderna en Francia

Se espera que el centro ubicado en Francia produzca entre uno y dos millones de dosis de la vacuna de Moderna por mes para abastecer a la Unión Europea.