El problema del financiamiento en el sistema de salud argentino

Las fuentes de financiamiento utilizadas y la gestión ineficiente de la actividad, generan un sistema de salud de alto costo, desigual calidad y reclamos constantes de los subsectores que lo integran.

Durante muchos años Argentina se distinguió en la región por la calidad de su sistema de salud sustentado, en sus orígenes, por principios de equidad y accesibilidad, además del elevado nivel de sus profesionales. Los sucesivos cambios a los que fue expuesto el sistema de salud y el deterioro sufrido por las recurrentes crisis políticas, sociales y económicas del país, fueron deteriorando su imagen y resultados. Hoy enfrenta problemas cada vez más relevantes y profundos.

La pandemia, por su parte, expuso aún más las fallas estructurales que tiene el sistema y la necesidad de impulsar una reforma de fondo. Para conocer la opinión de un experto en el tema, se entrevistó al Dr. Ricardo Izquierdo, presidente de la Fundación de Estudios e Investigaciones Administrativas en Salud (FEIAS).

Para el especialista, uno de los principales problemas que afronta el sistema de salud argentino es su financiamiento; que termina afectando a los tres subsectores que lo integran, aunque por distintas causas. El subsistema de la Seguridad Social es el que concentra la mayor cobertura y por ello, su funcionamiento resulta clave.

Izquierdo explicó que cuando nació el sistema de Seguridad Social, hacia finales de los años 70´, fue con la idea de financiar su gasto a través del mercado laboral con los aportes de los trabajadores y empleadores. A través de los años esta estructura de financiamiento resulta cada vez menos sostenible, por las sucesivas crisis económicas y la inflación que fueron erosionando el poder adquisitivo de los salarios. Ello tuvo consecuencia directa sobre los aportes y el financiamiento de este subsector.

Material brindado por el entrevistado - Cobertura en Salud 2017

Entre el 2012 y el 2018 por ejemplo, los asalariados registrados en el sector privado crecieron apenas un 2,9%. Mientras que el empleo público creció un 20,3%, los monotributistas un 19,4% y el servicio doméstico un 23%. Estos últimos, con aportes considerados muy bajos para el sistema, que no alcanzan a cubrir el costo del PMO. "Estamos frente a un combo explosivo: cae el empleo formal de calidad, aumenta el desempleo y el trabajo informal no registrado y aumenta la cobertura de bajo financiamiento", explicó Ricardo Izquierdo. La situación se agrava más al considerar el aumento significativo del empleo informal y la desocupación generada por la pandemia.

"Por eso no resulta conveniente financiar el sistema de salud con aportes del mercado laboral. Todo el sistema queda atado a la variabilidad del mercado. Desde hace años en otros países, como por ejemplo España, han cambiado su financiamiento, destinando recursos de los impuestos y no a través de la masa salarial", expresó. Ello posibilitó no sólo disminuir el riesgo de subfinanciamiento, sino que también bajó el costo salarial para los empleadores, mejorando el ingreso de los trabajadores al reducir o eliminar su nivel de aportes.

"El problema del financiamiento tiene que ser solucionado a partir de una política de Estado, que deje de lado las soluciones cortoplacistas. Puede hacerse con gradualismo, aplicar sistemas mixtos, pero debe cambiar el sistema sí o sí, porque así resulta insostenible".

El especialista reconoce también que, en los últimos años, se generaron algunas políticas en materia de salud que resultaron innovadoras y que deben continuar y consolidarse en futuros modelos de financiamiento y gestión. Tal fue el caso del Plan NACER - posteriormente devenido en SUMAR - lanzado a principio del año 2004, como respuesta a la grave crisis argentina de aquel tiempo. Este programa fue diseñado como un sistema de pago por resultados. La población objetivo era aquella que no contaba con una cobertura explícita de salud a la cual el programa le facilitó el acceso a un paquete prestacional, principalmente en los centros de atención primaria.

Ese programa logró varios hitos importantes, ya que permitió identificar a la población objetivo, conocer el nivel de cobertura de salud que se tenía, coordinar las acciones con todas las jurisdicciones provinciales y conformar un padrón que actualmente se puede utilizar en cualquier hospital de la red. El segundo paso debía ser la integración de otros actores del sistema, como las obras sociales y a efectores privados. "La integración es fundamental. Cuando uno no trabaja integrado, gasta más, gasta mal y gasta en el momento inadecuado", reflexionó Izquierdo.

El sistema de salud necesita de una gestión eficiente de todos los actores, tanto públicos como privados. Ese tipo de gestión permitirá destinar más recursos para la inversión en infraestructura y mayor capacidad de respuesta en el sistema. El Dr. Izquierdo está convencido que con el mismo nivel de gasto, Argentina podría tener un sistema de salud de calidad, más integrado, más equitativo y menos fragmentado. Pero hace falta la decisión política y el consenso general para lograrlo.

Más de Economía y Salud
Almeyra: "Necesitamos recomponer aranceles"

Almeyra: "Necesitamos recomponer aranceles"

Salud Federal agrupa a más de 100 establecimientos prestadores de salud del interior del país que buscan lograr la sustentabilidad e iniciar un proceso de descentralización de las decisiones para que cada provincia tome las propias. Entrevista con el Dr. Rodrigo Sánchez Almeyra.
América Latina: ranking de dosis compradas para el Covid-19

América Latina: ranking de dosis compradas para el Covid-19

En Latinoamérica, los países aseguraron sus dosis con Pfizer, AstraZeneca y la vacuna rusa Sputnik V. Argentina es uno de los países que mas dosis se aseguró de acuerdo a su población.
Argentina envía oxígeno medicinal a Bolivia

Argentina envía oxígeno medicinal a Bolivia

Mientras Bolivia atraviesa una fuerte ola de contagios por Covid-19, pidió a Argentina ayuda para el abastecimiento de gas medicinal para los hospitales. Una empresa tucumana será la encargada del suministro.